Cocina sarda en Porto San Paolo

El restaurante-pizzería la Conchiglia da Enrico es un local especializado en la preparación de platos de la cocina sarda en Porto Paolo (Sardeña), aunque si los clientes lo desean pueden pedir riquísimas pizzas. Este puerto turístico se encuentra en la provincia de Olbia, bañado por calas y playas de aguas cristalinas. En época medieval, Porto San Paolo estaba habitada, lo que se evidencia por su iglesia de la localidad de Santa Giusta, importante sede de culto. En este periodo el territorio era un feudo español y esta influencia se manifiesta en muchos alimentos tradicionales, la mayoría de ellos de origen aragonés.
A causa de la malaria y de las invasiones bárbaras la costa se consideraba un lugar poco seguro, no siendo casual que el final de los asaltos piratas se produjera a principios del siglo XIX mientras que para ver erradicada la malaria habría que esperar hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Por otra parte, y hasta los primeros años del siglo pasado, era considerada una zona de tráfico y contrabando, razón por la cual era mucho más seguro vivir en el interior. A mediados de los años 60’, gracias al boom económico y al turismo de masa, el territorio se revalorizó gracias a sus bellezas naturales, lo que le ha permitido cobnvertirse en un reclamo para los turistas de todo el mundo.

En este maravilloso escenario nace el Ristorante la Conchiglia Pizzeria da Enrico que con sus platos típicos de la tradición sarda en Porto Paolo ofrece lo mejor tanto en lo que se refiere al pescado como a la carne. Una importante tradición gastronómica que ha mantenido intactos sus lazos con la tierra y los productos que la caracterizan. En el local se pueden degustar variados platos a base de pescado, como la fregola del pescatore y los spaghetti all’algherese, entrantes, como los spaghetti con erizo de mar, la emnsalada de atún, el frito mixto, la sopa de pescado y multitud de platos de carne.
Pero en el Ristorante la Conchiglia Pizzeria da Enrico hay también un menú pensado para los más pequeños, muchas pizzas y un cómodo servicio a domicilio. Todas se preparan con productos de primera calidad y cocidos como se debe. Algunas de las pizzas clásicas del menú son la tirolese, con setas, siciliana, napoletana, con jamón, con tomate y rúcola. Margherita, con wurstel, marinara, con calabacines, con jamón y setas, picante, cuatro quesos, con alacachofas o con atún y cebolla, aunque se pueden elaborar con ingredientes elegidos por los clientes. También se preparan platos a base de pasta de pizza rellena con los materias primas más frescas.